FacebookGoogle+TwitterLinkedIn

Algunas situaciones familiares generan ciertas dudas sobre la posibilidad de presentar la declaración conjunta en el IRPF. Te contamos cuándo puedes presentarla y las reducciones aplicables si lo haces.

Si eres el único miembro de tu familia que obtiene ingresos, presentar la declaración de IRPF de forma conjunta te supondrá, en general, un coste fiscal inferior.

Casado, divorciado o viudo

Unidad familiar: la declaración conjunta afecta a todos los miembros de la familia:

  • Biparental: si estás casado puedes tributar conjuntamente con tu cónyuge y con sus hijos menores de edad o incapacitados judicialmente. Si este es tu caso, tendrás derecho a una reducción de 3400 euros (si su tipo marginal es del 45%, te ahorrarás 1530 euros al año).
  • Monoparental: si eres viudo/a o soltero/a, o estás separado legalmente, puedes tributar conjuntamente con tus hijos (menores de edad o incapacitados judicialmente) si tienes su guardia y custodia.  En este caso la reducción será de 2150 euros.

Custodia compartida: En caso de custodia compartida, tu y el otro progenitor deberán ponerse de acuerdo sobre quién puede tributar conjuntamente con los hijos, ya que sólo uno puede hacerlo. Una opción en estos casos es establecer, por ejemplo, que cada año lo haga uno. No te confundas: en caso de varios hijos comunes no es posible “repartirse” los hijos a efectos de la declaración conjunta. Todos los hijos deben tributar a la vez con el mismo progenitor

Parejas de hecho

No estáis casados: si convives con tu pareja sin estar casado, no podrás declarar conjuntamente (las parejas de hecho no se equiparan a los matrimonios a estos efectos). Y si tienen hijos comunes.

  • Uno de vosotros podrá declarar conjuntamente con ellos como en el supuesto de una persona separada (deberán decidir quién lo hace).
  • Si ambos progenitores residís en la misma vivienda, la reducción de 2150 euros no se podrá aplicar (para disfrutar de este incentivo, el progenitor que presenta la declaración individualo deberá residir en otro domicilio).

Si me separo y me vuelvo a casar

Con custodia: si estás separado, tienes la guardia y custodia de sus hijos e inicia una nueva relación, ten en cuenta:

  • Mientras no vuelvas a casarte mantendrás el derecho a declarar conjuntamente con tus hijos y disfrutarás de la reducción de 2150 euros (sólo se pierde al convivir con el otro progenitor).
  • Si te casas, la declaración conjunta deberá incluir también tu nuevo cónyuge y los hijos de éste (al convertirse en una familia biparental, la reducción será de 3400 euros). Sin embargo, si tu nuevo cónyuge obtiene rentas, es posible que no os resulte a cuenta la declaración conjunta.

Sin custodia: si estás separado legalmente, no tienes la custodia de tus hijos menores y te vuelves a casar, Hacienda (con un criterio discutible) no te permitirá tributar conjuntamente con tu nuevo cónyuge. En la declaración conjunta es necesario incorporar a todos los hijos menores, y como en tu caso no es posible (ya que no tienes la custodia), sólo podrás presentar declaración conjunta con tu nuevo cónyuge una vez sus hijos ya sean mayores de edad.

Para poder disfrutar de la reducción deberá estar casado (o separado pero con la custodia de los hijos). En caso de parejas de hecho con hijos comunes uno de los padres puede tributar conjuntamente con los hijos, pero sin reducción.

¡Si quieres recibir consultas sobre aspectos relacionados con la tributación conjunta en tu correo electrónico, puedes suscribirte gratis a nuestra newsletter!

Suscríbete a nuestra newsletter: