FacebookGoogle+TwitterLinkedIn

La empresa puede contratar a detectives si sospecha que un trabajador está realizando una actividad que vulnera la buena fe contractual – por ejemplo, si el trabajador está desviando clientes a un negocio propio o que realiza actividades incompatibles con su situación de IT -.

Contratación de detectives

La actividad de los detectives privados está regulada por la ley. La propia ley define en qué consisten los servicios de estos profesionales: en la realización de las averiguaciones que resulten necesarias para la obtención y aportación, por cuenta de terceros legitimados, de información y pruebas sobre conductas o hechos privados relacionados con los diferentes aspectos, entre los cuales se encuentran los laborales.

Por otro lado, queda prohibido investigar a través de medios personales, materiales o técnicos que atenten contra el derecho al honor, a la intimidad personal o familiar o a la propia imagen, o al secreto de las comunicaciones o a la protección de datos: A estos efectos:

  • Queda prohibida la obtención de tales datos en el domicilio o lugares reservados, al estar protegidos por el derecho a la intimidad.
  • Conviene distinguir entre el ámbito privado y el de intimidad. A pesar de que no es posible obtener información en el domicilio o en lugares reservados, sí es válido obtener evidencias de actividades privadas del investigado fuera de estos ámbitos, siempre que dichas evidencias y su obtención sean idóneas, necesarias, y proporcionales para el fin pretendido.

El derecho a la intimidad se respeta si el seguimiento se realiza en espacios públicos. El detective debe efectuar el seguimiento durante la jornada laboral del empleado. De esta forma, si la empresa quiere controlar la actividad de un comercial, el detective puede seguirlo para corroborar, por ejemplo, que está en un bar tomando unas copas con sus amigos, pero no puede seguirlo fuera del horario de trabajo.

La prueba obtenida vulnerando los derechos fundamentales del afectado se considera ilícita, y no puede tenerse en cuenta para fundamentar una sanción o un despido. SI el despido se fundamenta en una única prueba y dicha prueba vulnera los derechos fundamentales del afectado, algunos tribunales consideran que dicho despido es nulo, con obligación de readmisión y abono de los salarios de tramitación. Sin embargo, otros tribunales consideran que el despido es improcedente.

Para que la prueba obtenida por el seguimiento de detectives no tente contra el derecho a la intimidad, debe superar un análisis sobre su idoneidad, necesidad y proporcionalidad (triple juicio).

  • Idoneidad: la prueba de detectives es idónea para la finalidad pretendida de conocer conductas irregulares de los empleados.
  • Necesidad: si existen medidas menos lesivas para obtener el mismo resultado, la prueba de detectives no superará el juicio de necesidad.
  • Proporcionalidad: si el seguimiento es exhaustivo, excesivo en cuando a duración e intensidad, la prueba de detectives tampoco superará el juicio de proporcionalidad.

Por lo tanto, dado que la prueba de detectives puede vulnerar el derecho a la intimidad, para que se considere válida debe superar el triple juicio de proporcionalidad, necesidad e idoneidad.

¡Si quieres recibir consultas sobre aspectos relacionados con la contratación de detectives en tu correo electrónico, puedes suscribirte gratis a nuestra newsletter!

Suscríbete a nuestra newsletter: