FacebookGoogle+TwitterLinkedIn

Cuando declaras una menor cuota de la que corresponde, Hacienda pude imponerte una sanción monetaria. Sin embargo, si has defraudado más de 120.000 euros, la pena puede ser incluso de prisión…

¿Cuándo hay delito fiscal?

Si defraudas más de 120.000 euros y Hacienda lo detecta, puedes ser condenado por delito fiscal. Siendo así, Hacienda debe remitir el expediente al Ministerio Fiscal. No obstante, el importe defraudado debe referirse a un impuesto concreto, calculado individualmente dentro del período impositivo de 12 meses. Si en un año se dejan de declarar 90.000 euros de retenciones y se deduce incorrectamente un IVA de 60.000 euros, no existirá delito fiscal. Aunque el total defraudado supere los 120.000 euros,no corresponde a un único impuesto.

Para que exista delito fiscal, es necesario que haya existido una intención de defraudar. Por ejemplo, podría existir delito fiscal en caso de ocultación de un ingreso, creación ficticia de beneficios fiscales o existencia de facturas falsas; por otro lado, no habría delito fiscal si los gastos no eran fiscalmente deducibles pero existían realmente. ¡Si no hay intención de defraudar no habrá delito, aunque se defrauden más de 120.000 euros!

Penas por delito fiscal

Personas físicas. Si el delito fiscal es cometido por una persona física, el juez puede imponer las siguientes penas:

  • Delito normal. En general, una pena de prisión de uno a cinco años y multa del tanto al séxtuplo de la cuantía defraudada.
  • Delito agravado. En caso de un delito fiscal agravado (es decir, si lo defraudado excede de 600.000 euros, o si el delito se ha realizado en el seno de una organización criminal o se ha intentado ocultar con personas o empresas interpuestas o paraísos fiscales), éste se castiga con pena de prisión de dos a seis años y multa del doble al séxtuplo de lo defraudado.

Persona jurídica. Si la condenada pro delito fiscal resulta ser una persona jurídica, las penas son las siguientes:

  • Normal. Una multa del tanto al doble de la cuantía defraudada.
  • Agravado. Siendo un delito agravado la multa se incrementa desde el doble al cuádruple de lo defraudado.

Procedimiento

Por separado. Aunque Hacienda considere que existe un posible delito fiscal y derive el procedimiento al Ministerio Fiscal, debes seguir tramitando tu propio procedimiento, sin perjuicio de que finalmente se ajuste a lo que se decida en el proceso penal. De esta manera, aunque el juez no se haya pronunciado, Hacienda podrá emitir una liquidación provisional que podrás pagar o solicitar su aplazamiento o suspensión judicial (no podrás recurrirla). El importe que satisfagas será a cuenta de la multa que finalmente establezca el juez.

Prescripción. Ten en cuenta que, aunque la posibilidad de iniciar una inspección y sancionar prescribe a los cuatro años, el plazo de prescripción es de cinco años si hay delito fiscal (diez años en caso de delito agravado). Al igual que sucede en el ámbito administrativo, cabe entender que el cómputo del plazo se inicia al finalizar cada uno de los plazos mensuales o trimestrales de ingreso, y no a partir de la presentación del resumen anual de IVA.

¡Si quieres recibir consultas sobre aspectos relacionados con los delitos fiscales en tu correo electrónico, puedes suscribirte gratis a nuestra newsletter!

Suscríbete a nuestra newsletter: