FacebookGoogle+TwitterLinkedIn

Si en tu comunidad de propietarios tienen instaladas cámaras de videovigilancia (o tienen previsto instalarlas), debes estas informado sobre los cambios que la normativa en materia de protección de datos ha introducido.

En muchas comunidades de propietarios se instalan cámaras de videovigilancia por motivos de seguridad (normalmente en las zonas comunes de acceso). Si esto sucede ya en tu comunidad (o van a instalarse cámaras en un futuro), recuerda que la imagen de una persona es un dato personal, por lo que la instalación y utilización de estas cámaras debe cumplir la normativa de protección de datos. Además, se han introducido algunos cambios en este aspecto.

Aspectos a tener en cuenta a la hora de instalar cámaras de videovigilancia en las comunidades de vecinos

Para instalar cámaras de videovigilancia en zonas o elementos comunes, sigue siendo necesario que la junta de propietarios lo apruebe:

  • Siendo un servicio de interés general para los propietarios, debe aprobarse con el voto a favor de 3/5 partes de propietarios y cuotas. Para reunir esa mayoría también cuentan como votos a favor los de los propietarios ausentes a la junta que no se opongan al acuerdo en el plazo de 30 días desde que reciban el acta.
  • En el acuerdo de la junta deben indicar las características del sistema de videovigilancia, el número de cámaras y los espacios que captarán.

Existen limitaciones respecto a la ubicación de las cámaras. En concreto:

  • Las cámaras sólo pueden captar imágenes de zonas comunes. Por lo tanto, tendréis que aseguraros de que las cámaras no enfocan directamente a la vía pública. Si no es posible, tendréis que verificar que sólo captan una franja mínima de los accesos al inmueble. Así pues, si la cámara está en la puerta de entrada al edificio, ponedla de tal manera que la parte de vía pública que recoja se limite al acceso vigilado, sin captar imágenes del resto de la acera o de la calle.
  • Las cámaras no puedan captar imágenes de viviendas colindantes ni de otros espacios ajenos.

Por otro lado, la comunidad debe informar de la colocación de las cámaras con un cartel informativo situado en un lugar que sea visible antes de acceder a las zonas videovigiladas. El cartel debe informar, entre otras cuestiones, de los datos de la comunidad y de la dirección donde los interesados pueden ejercer sus derechos en materia de protección de datos (derecho de acceso, supresión, etc.)

La nueva normativa no indica las medidas de seguridad concretas que hay que implantar a la hora de conservar los datos personales (en este caso, las imágenes): sólo establece que deben ser las “adecuadas” según la complejidad del sistema. Como regla general, se deben limitar el acceso a las imágenes a las personas designadas por la comunidad, establecer contraseñas de acceso y se deberán guardar en armario bajo llave las imágenes grabadas (que solo podrán conservarse, salvo alguna excepción, durante un mes).

En cualquier caso, la Agencia Española de Protección de Datos prohíbe expresamente el acceso a las imágenes por parte de los vecinos mediante un canal de televisión comunitario.

En resumen, los propietarios deberán aprobar la instalación de las cámaras, y estas sólo podrán captar zonas comunes. A raíz de esto, se ha publicado un nuevo modelo de cartel informativo para instalar en los accesos a las zonas videovigiladas.

¡Si quieres recibir consultas sobre aspectos relacionados con las cámaras de vigilancia en las comunidades de vecinos en tu correo electrónico, puedes suscribirte gratis a nuestra newsletter!

[contact-form-7 404 "Not Found"]