FacebookGoogle+TwitterLinkedIn

Un empleado tuvo un accidente al quedarse dormido mientras conducía su coche. ¿Supone un incumplimiento que permita despedir al trabajador?

Este empleado era trabajador y, conduciendo un vehículo de empresa, tuvo un accidente de tráfico tras quedarse dormido. El vehículo fue declarado siniestro total, por lo que la empresa procedió a despedirlo. Los tribunales declararon posteriormente que el despido es considerado improcedente por los siguientes motivos:

  • Quedarse dormido mientras se está conduciendo no se considera un acto imprudente si la somnolencia no es causada por el propio trabajador.
  • No existe negligencia o culpa dado que quedarse dormido durante la conducción es un acto inconsciente y fortuito.
  • No se produjo ninguna conducción irregular ni exceso de velocidad.

Para que un despido disciplinario sea válido, tenga en cuenta:

  • Se debe acreditar una acción u omisión del trabajador que sea grave, culpable y tipificada por la normativa laboral. En este caso habría culpabilidad si la somnolencia la hubiera causado el consumo de alcohol, o si el accidente se hubiera producido por incumplir las normas de tráfico o por no conservar el vehículo adecuadamente (por ejemplo).
  • Se debe aplicar la teoría gradualista (imponer una sanción menos lesiva si es posible) y valorar los antecedentes y el resto de circunstancias de cada caso concreto.

¡Si quieres recibir consultas sobre aspectos relacionados con los accidentes de tráfico en tu correo electrónico, puedes suscribirte gratis a nuestra newsletter!

[contact-form-7 404 "Not Found"]